Niño escondido entre cojines
CRIANZA RESPETUOSA

CÓMO ACTUAR ANTE EL MIEDO INFANTIL

Es normal que niños y adultos sientan miedo. Es una emoción primaria que cumple un papel fundamental: la supervivencia.

Si no tuviéramos miedo, viviríamos de forma tan temeraria que pondríamos en peligro nuestra vida.

El temor es caracterizado muchas veces como una emoción negativa, algo que hay que evitar y que está vinculado con la infelicidad. 

Como padres, debemos ayudar a nuestros hijos a gestionar estos miedos, para que no les perjudiquen en su día a día, y ayudarles a ser conscientes de los peligros reales, para así fortalecer su autoestima.

QUE PUEDE PRODUCIR MIEDO A LOS NIÑOS.

Los niños suelen tener algunos miedos comunes, como temer a la oscuridad, a la soledad, a los extraños, a separarse de sus padres,… estos miedos son naturales, pasan con el tiempo y suelen darse en alguna fase determinada de su crecimiento.

Estos miedos se superan gracias al desarrollo cognitivo, o lo que es lo mismo, la capacidad del niño para entender el mundo y su funcionamiento.

Por ejemplo, cuando el niño se queda sólo en el colegio, y poco a poco experimenta que pasado un tiempo papá vuelve a buscarle, el aprendizaje hace que el temor desaparezca.

O cuando nuestros hijos tiene miedo a los truenos y a los relámpagos, si les acercamos a la ventana cuando llueve, para que vean estos fenómenos como algo natural relacionado con el mal tiempo. Verán que se trata de un fenómeno pasajero y que no puede hacerles ningún daño.

A veces el temor se establece, por que el niño ha tenido una mala experiencia, o algún suceso que le puede estar asustando.

Por ejemplo, si a un niño le ladra o le muerde un perro, probablemente no quiera acercarse a ningún otro animal y guardará las distancias a partir de ese momento.

Otras veces los padres recurren al miedo para proteger a sus hijos de situaciones peligrosas, o que no saben muy bien como gestionar, introduciendo el temor innecesariamente, para controlar la conducta de los niños.

Es una práctica educativa que, aunque consigue que el niño obedezca en ese momento, puede originar a la larga problemas más serios.

¿CÓMO SE ENFRENTAN LOS NIÑOS AL MIEDO?

Los niños necesitan seguir una rutina para sentirse seguros y tranquilos. Los hábitos repetitivos ayudan a que el niño vaya asimilando un esquema interno que convertirán su mundo en un lugar predecible y, por lo tanto, seguro.

Es normal (como en los adultos), que los bebés se sobresalten, con ruidos o sonidos agudos, sólo que la única manera que tienen de expresar su temor, es con el llanto.

También es natural, que intenten evitar a toda costa la fuente que les causa el temor y busquen la compañía mamá o papá para que los proteja.

Otras veces, cambiarán su conducta, manifestando alguna regresión en sus hábitos, como por ejemplo volviéndose a hacer pis en la cama o a chupándose el dedo cuando ya habían dejado de hacerlo.

MIEDOS EVOLUTIVOS

Hay temores que son comunes en casi todos los niños y varían dependiendo de la personalidad de cada uno, de las situaciones que vive y de su etapa evolutiva.

  • Durante el primer año.

Les asustan los estímulos intensos o desconocidos, como ruidos fuertes y personas desconocidas.

  • Hasta aproximadamente los 4 años.

Los miedos se hacen más evidentes, ya que comienzan a comunicarse con mayor facilidad.

Su imaginación les juega malas pasadas y fantasean con monstruos que se esconden en la oscuridad.

Aparece el temor a los fenómenos naturales (truenos, rayos, viento…).

  • Cuando llegan a  los 5 y 6 años.

Mantienen los miedos anteriores, pero además se suma el miedo a seres malvados (ladrones o secuestradores) y personajes imaginarios (brujas, fantasmas y seres que sólo han visto en cuentos y en la televisión).

Comienzan a preocuparse por la enfermedad y la muerte.

  • Los niños de 7 a 12 años.

Tienen miedo al daño físico, al ridículo y comienzan a tener temor al bajo rendimiento escolar y a las desavenencias entre los padres.

  • Desde los 12 y hasta los 18.

Prevalecen los miedos relativos a las relaciones interpersonales y la pérdida de la autoestima.

En esta etapa del desarrollo, con la llegada de las interacciones sociales aumenta el miedo al rechazo, a hablar en público o a hacer el ridículo.

¿CÓMO PODEMOS AYUDAR A NUESTRO HIJO?

  • Identifica su miedo, que te lo cuente y se sienta escuchado.
  • Empatiza, intenta que no se sienta avergonzado ni regañado, transmitiéndole en todo momento seguridad y confianza.
  • Animarle a que se enfrente a sus temores de forma gradual, aunque al principio sea con nuestra ayuda.
  • Fomenta su autoestima y autonomía.
  • Enseñarle maneras de manejar la ansiedad: escuchar música, relajarse, o actividades que le mantengan ocupado.
  • Concédele algún logro sobre la situación (encender una pequeña luz, tener un peluche).
  • Enseña a tu hijo a no preocuparse excesivamente por las cosas y a encontrar soluciones a los problemas que surjan.

CÓMO NO LE AYUDAMOS

  • No ignores su temor, utilizando frases como «no te asustes, tienes que ser valiente», ya que le pueden hacer sentirse incomprendido.
  • Tampoco hay que reaccionar de forma exagerada ya que pueden reforzar sus temores.
  • No te burles, ni le regañes. Si le ridiculizas, dañarás su autoestima y harás que trate de ocultar su miedo.
  • No le protejas de aquello que teme, ya que lo superará momentáneamente, pero no le ayuda a vencerlo.
  • No le engañes, o le omitas información, sólo explícale las cosas de manera sencilla para que las pueda entender.
  • Evita los cuentos o películas de fantasmas, brujas y de más seres que puedan asustarlo, sobre todo antes de irse a dormir.

Resumiendo, el miedo es una emoción que reacciona en función de nuestros patrones mentales, de nuestras creencias y pensamientos.

Debemos verlo como algo positivo, ya que nos ayuda a alejarnos de un suceso para el cual aun no estamos preparados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: