León con niña
AUTOCUIDADO,  CRIANZA RESPETUOSA

HABLEMOS DE MATERNIDAD

 ⠀

La maternidad es algo hermoso y mágico, pero a veces también duro y oscuro.

Desde el momento que nos quedamos embarazadas, experimentamos un sube y baja de emociones, cansancio infinito, y la idea de que debemos ser «madres perfectas», nos hace que a veces nos estresemos y tengamos ansiedad, por no llegar a todo lo que creemos que debemos asumir como rol.

 ⠀ 

Es importante que tengamos en cuenta, que la maternidad es un término, que se encuentra en permanente evolución, y en el cual incide tanto factores culturales y sociales, como el contexto histórico o sistema social en el cual se encuentre la madre.

La entrada de la mujer en el mercado laboral, ha implicado transformaciones en las actividades que tenían las madres, (como las actividades domésticas, o el cuidado de los hijos), dándole también responsabilidad a los padres, lo que no sucedía años atrás.

 ⠀ 

Muchas veces el dilema está en nuestras expectativas, o en las de los demás. Las peores críticas vendrán de mujeres también madres, con una especie de lucha por ver quién es la «madre más perfecta», la más desinteresada, la que más apoya,… influenciadas por una generación anterior, en la que constantemente se comparaba.

Vivimos en una sociedad en las que es muy difícil que una mamá encuentre apoyo. No puede verbalizar sus ideas, preocupaciones, temores y anhelos con claridad porque seguramente sea juzgada o se infravaloren sus emociones.

⠀  

La madre perfecta no existe, existe la madre que se preocupa por el bienestar de sus hijos, combinando las tareas laborales con las actividades relacionadas con la maternidad, pero que también toma en cuenta sus exigencias individuales y los tiempos disponibles con los que cuenta.

⠀  

Pensamos que nuestra perspectiva de crianza, tiene que ser la que tuvimos en nuestra familia, la que vimos en nuestro entorno, pero no nos equivoquemos, la nuestra no puede ser igual.

Debemos tener claro hacia donde queremos dirigirnos, y adaptarlo a las necesidades de nuestra familia, aceptando los procesos naturales de los niños, optando por diferentes métodos, teniendo más opciones, y no dando como revelador la tradición.

Por que así es como lo ha hecho todo el mundo.

⠀ 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: