Pareja abrazada
AUTOCUIDADO,  CRIANZA RESPETUOSA

IMPORTANCIA DEL AUTOCUIDADO

 ⠀

Ser padres es una experiencia asombrosa, y todos sabemos que nuestra vida no vuelve a ser igual.

La decisión de tener hijos comprende acompañarlos durante su infancia, y hacer en mayor o menor medida las tareas que ejercías antes, (incluida la actividad profesional).

 ⠀

La familia es el pilar más importante en el desarrollo de un niño y parte fundamental de su aprendizaje, por ello debemos reflexionar sobre el cuidado que nos estamos dedicando a nosotros mismos.

Los niños aprenden lo que les enseñamos, pero igual de importante es lo que observan de nosotros. Nuestro bienestar personal es vital, no podemos ser modelos positivos de afecto, comunicación y conducta para nuestros hijos, si no nos cuidamos.

Cuando descuidas tus propias necesidades, y llegas a un cansancio extremo, a la fatiga o a la falta de concentración, es muy difícil tener ganas de corretear con tu peque, eres incapaz de adelantarte a los estados del niño, o de pensar los motivos de su comportamiento, es imposible atender al pequeño sin depender del uso de las pantallas,…

Cuidarnos, es hacer aquello que nos agrada, que estamos necesitando.

Además, si tu hijo es mayor de 3 o 4 años, el hablar de nuestras necesidades con ellos, les enseñara también a expresar sus emociones.

No nos sintamos culpables de decir a nuestros hijos «Voy a descansar unos minutos y ahora jugamos con los coches» o «estoy algo cansado, ¿dejamos la manualidad para el sábado?».

 ⠀

COMO EMPEZAR A CUIDARSE CUANDO SOIS PADRES

 ⠀

Aprender a organizarnos.

Algo importantísimo cuando nos convertimos en padres, es organizar las tareas, en base al tiempo y los recursos que tenemos (priorizando algunas actividades y postergando otras), por que los imprevistos ya llegarán solos.

Cuando se tienen niños muy pequeños, hasta salir de casa a una hora determinada, es difícil de conseguir. ¿Quien no ha cambiado al bebe un par de veces antes de salir, por que ha vomitado, o se ha hecho caca encima?, eso si no nos ha manchado a nosotros también.

Sin embargo, es muy importante aprovechar, esas pequeñas pausas de pocos minutos, que nos deja nuestro bebe mientras está dormido, relajado o al cuidado de un familiar que haya acudido a echarte una mano.

Dedicar momentos a la pareja.

Durante los primeros años de vida del bebé, es difícil que coincidamos incluso para la hora de comer. Ya que como hemos dicho antes, los pocos momentos en que el peque se está alimentando, o descansando, aprovechamos para hacer alguna tarea pendiente.

Pero es importante que según crezca nuestro hijo, establezcamos tiempo juntos en las actividades cotidianas.

A medida que todo se va normalizando, podemos establecer las horas de las comidas, como espacios donde pasar tiempo juntos, y en los que la comunicación (y no la televisión), sea la actividad protagonista ante la mesa. Es un pequeño cambio, que nos exigen muy poco esfuerzo.

 ⠀

Escuchar música, leer buenos libros, o ver un capítulo de tu serie favorita.

Estas son muchas de las cosas que podremos hacer al principio, incluso con nuestro bebé en brazos.

Permite a tu mente que se avada, y deje de pensar en lo cansado que estas, o en la ropa que queda por planchar.

Cuidar las relaciones interpersonales.

Compartir dudas y preocupaciones, con otros padres que tenga tus mismas inquietudes, ayudará a ver todo de otra manera.

A veces una simple llamada, a una amigo sin hijos, te ayuda a ser positivo y adoptar una actitud constructiva.

Hay gente que después de hablar con ellas, te sientes mucho mejor.

 ⠀

Salir a dar un paseo o realizar ejercicio físico.

Caminar por un sitio tranquilo y bonito, como el parque, relaja mucho y despeja la mente.

Salir a correr con el peque (hay muchas sillas de paseo diseñadas para correr), realizar yoga en casa, … te ayudará a rebajar la tensión, el estrés y ayudará a relajarte, incrementando el bienestar general.

Ofrece a tus hijos la posibilidad de crecer observando un sano ejemplo de autocuidado. Al fin y al cabo, como decía María Montessori: «No te preocupes porque tus hijos no te escuchan, ellos te observan todo el día».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: