Bebe mamando
ALIMENTACIÓN INFANTIL

¿LACTANCIA MATERNA O LECHE DE FORMULA?

Hasta principios del siglo pasado, lo normal era que los bebés fueran amamantados. Aunque en los últimos años ha surgido el debate, de reemplazar la leche materna por biberones, y la promoción activa de los sustitutos de la leche materna por parte de compañías multinacionales.

Hasta la incorporación de la mujer al trabajo, nadie buscó una alternativa, nadie se planteó si había algo mejor. Y en esta época, los fabricantes consiguieron que dar leche de fórmula fuera lo normal.

La publicidad no regulada, ayudó a la idea, de que la leche artificial,debía ser algo que todos los bebés debían tomar, una fuente de alimentación, que «permite el descanso de las madres». Y apoyados en esta idea, llegaron a publicitar la leche con eslóganes como, “Dale la mejor leche a tu hijo” o “El Doctor … recomienda una alimentación basada exclusivamente en Leche …”.

Durante los últimos 50 años, y especialmente en la última década, se ha comenzado a publicar extensos estudios, que comparan la composición y beneficios relativos de la leche humana y de sus sustitutos.

Un amplio conjunto de investigaciones a nivel mundial, respalda la recomendación de que, los niños deben recibir sólo leche materna durante los primeros seis meses de vida. 

Salvo casos aislados (sólo un 3%), toda madre está preparada para producir leche en suficiente calidad y cantidad para alimentar a su bebé, siempre que reciba los consejos y la ayuda adecuada durante los primeros días. Por lo que es importante siempre consultar con la matrona, pediatra, enfermera o grupo de lactancia más próximo.

Según el Comité de Lactancia Materna de la Asociación Española de Pediatría:

“El estado nutricional de la madre, salvo en casos de desnutrición extrema, no interfiere en la capacidad de producción láctea ni en la calidad de la leche materna”.

VENTAJAS DE LA LACTANCIA MATERNA

  • Contiene miles de componentes beneficiosos, como anticuerpos que ofrecen protección contra las enfermedades, citoblastos que ayudan al desarrollo y reparación de los órganos, glóbulos blancos que luchan contra las infecciones, bacterias y enzimas que ayudan a su sistema digestivo e inmunitario, nucleótidos y hormonas que ayudan a desarrollar patrones del sueño saludables.

  • La leche materna, tiene una función protectora importante, reduce las probabilidades de que el bebé sufra diarrea, gastroenteritis, infecciones de oído, gripes, resfriados y reduce a la mitad el riesgo de que sufra el síndrome de muerte súbita del lactante (SMSL).

⠀⠀

  • Además se adapta a las circunstancias cambiantes del bebé. Por eso, si el bebé se pone enfermo, el cuerpo de la madre produce más glóbulos blancos y anticuerpos que viajan en la leche y ayudan a luchar contra las infecciones.

Algo que no tiene la leche artificial, es que se adapta a las necesidades del lactante.

  • El calostro es la primera leche, y contiene gran cantidad de proteínas e inmunoglobulinas (sustancias antiinfecciosas). Aporta gran cantidad de calorías en pequeño volumen, ya que el tamaño del estómago del bebé es pequeño y necesita realizar tomas frecuentes de poca cantidad.
  • La composición de la leche también cambia durante la toma. En la primera parte de la toma, la leche contiene más agua y azúcar, así satisface la sed del bebé. Después, aumenta gradualmente, su contenido en grasa, aportando más calorías que sacian al niño.

Tiene numerosos beneficios también para la madre:

  • Las madres que amamantan se recuperan del parto más rápido y de manera más fácil. La hormona oxitocina, que se libera durante la lactancia materna, actúa para regresar el útero a su tamaño regular más rápidamente y puede reducir el sangrado post-parto.

  • Además, numerosos estudios muestran que mujeres que han amamantado, experimentan índices más bajos de cáncer de mama y ovario.

  • Algo también a favor del cansancio de las madres, es que al amamantar, se produce hormonas como la prolactina que favorece el sueño.

Ofrece comodidad:

  • La leche materna está siempre disponible para el bebé y a 37ºC, no requiere preparación o equipo especial.

  • La cantidad de leche producida se adapta a las necesidades del bebé.

  • Es estéril. La alimentación con biberón aumenta el riesgo de infecciones por contaminación con organismos patógenos en la leche, la fórmula láctea y el agua que se usa en la preparación, así como los biberones, tetinas y otros artículos utilizados.

  • La lactancia es más económica que la alimentación con biberón, que comprende los costos de la fórmula, los biberones y las tetinas al igual que algún producto necesario para la esterilización.

DEFENSA DE LA LACTANCIA MATERNA

En la actualidad las Administraciones Sanitarias Españolas obligan a que el material informativo y educativo, escrito o audiovisual, relativo a la alimentación de los lactantes y destinado a las mujeres embarazadas y a las madres de lactantes y de niños de corta edad, incluya informaciones claras sobre los puntos siguientes:

  • Ventajas y superioridad de la lactancia materna.
  • Nutrición materna y forma de prepararse para la lactancia materna.
  • Posible efecto negativo de la alimentación parcial con biberón sobre la lactancia materna.
  • Dificultad de rectificar la decisión de no amamantar.
  • En su caso, el empleo adecuado de los preparados para lactante.

Según el Código Internacional de Comercialización de Sucedáneos de Leche Materna, la publicidad de los preparados para lactantes “no deberá insinuar ni hacer creer que la alimentación con biberón es equivalente o superior a la lactancia materna”.

CONCLUSIÓN

Es muy valioso que las familias dispongan de todos los datos, para tomar decisiones libremente, (sabiendo que para tomar una decisión no sólo hay que tener en cuenta la información, sino las circunstancias de cada persona).

Pero aun no disponemos de datos suficientes para comprender los elementos protectores y la función de la leche materna, ya que es extraordinariamente compleja y no puede ser igualada por una leche de formula.

Por lo que es importante no tomárnoslo a broma. 

En ocasiones la lactancia natural no es posible, y para estos casos, existen fórmulas modificadas para intentar adaptarse a las necesidades de los lactantes.

Pero nuestra generación, dispone de información suficiente, para no caer en tópicos que desacrediten o calumnien a la lactancia materna, ya que sus beneficios, están ampliamente demostrados.

Y al igual que nos preocupamos, por informarnos de cual es la sillita de coche más segura (dentro de nuestras posibilidades), o de ver cual es el colegio, que mejor se adapta a nuestras expectativas de educación. Debemos documentarnos con libros, con nuestra matrona, pediatra, enfermera o grupo de lactancia,… si queremos ofrecer a nuestros hijos la mejor opción para su alimentación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: