Mujer tomando café
AUTOCUIDADO

PAUTAS PARA MANEJAR EL ESTRÉS, DE FINAL DE AÑO.

Llega el final del año, y todos encontramos una razón para no saber como controlar el estrés.

Tenemos una larga lista de actividades que amenazan con ponernos al límite. Si estás estudiando, este es el mes de los exámenes finales, o puede que este sea el momento en el que hagas balance, y quieras llegar a todo lo que te quedó pendiente, o quizás quieras organizar unas vacaciones o una gran comida familiar para estas fiestas.

En momentos así, nunca nos paramos a pensar cómo nos encontramos. ¿Estás cansando por el ritmo de trabajo?, ¿piensas que no vas a llegar a todo lo que se te viene encima?, ¿puede que te sientas saturado y con un montón de proyectos o cosas que aun quedan por hacer?.

En primer lugar, te diré que no estás sólo, todos llegamos a estas fechas con alguna preocupación en la cabeza.

¿Cómo reacciona nuestro cuerpo, en momentos de estrés?

⠀⠀

El cuerpo libera cortisol, una hormona que entre otras cosas, inhibe el sistema inmunológico, haciendo que utilices toda tu energía en controlar el estrés.

Esto es muy apropiado para una momento puntual, pero no cuando la situación estresante forma parte de nuestro día a día.

Si mantenemos de manera prolongada una situación de estrés, produciremos ciertos desajustes en nuestro cuerpo, debido al desgaste de energía que estamos experimentando.

⠀⠀

Cuando el estrés se manifiesta durante mucho tiempo, es posible experimentar sensación de cansancio, problemas de memoria y de concentración, irritabilidad, dolores físicos (por ejemplo, de cabeza o espalda), debilitación del sistema inmunológico y, por tanto, enfermedades, alergias, etc.

¿Como podemos manejar todo esto, sin provocar problemas en nuestra salud o sin afectar a nuestras relaciones personales?

Es el momento, más que nunca, de pensar en uno mismo, y una manera de hacerlo, puede ser buscando «optimizar» los recursos y el tiempo lo mejor posible, pero sin desfallecer en el intento. 

Vamos a darte algunas pautas, que te ayuden a manejar los periodos de estrés.

  • TOMAR PERSPECTIVA.

En primer lugar, aléjate de tu estado actual, piensa como fue esa situación en el pasado.

Por ejemplo, como te organizaste en estas mismas fechas otro año. Acuérdate de como salió todo adelante, y recuerdarte a ti mismo que las cosas acaban saliendo.

  • PLANIFICACIÓN Y ORGANIZACIÓN.

Es posible que aunque seas ordenado y lleves una planificación, en tu cabeza no pase lo mismo.

Es probable que te vengan todas las ideas, justo en el peor momento, mezclando todo tipo de temas sin control, «tengo que mandar unos emails del trabajo, aun no he comprado los regalos de los niños, tengo que acordarme de pasar por la farmacia a comprar el jarabe para la tos,…).

Algo que te va a ayudar muchísimo es ordenar todo, por proyectos o por temas, en un papel o un cuaderno.

Cuando lo escribes todo en una hoja, haces que la cabeza actúe con más claridad, se despeje de ese agobio de las cosas que tienes que hacer, y se centre en lo que estas haciendo ahora.

Por ejemplo, podrías tener un cuaderno o agenda, donde pudieras escribir en primer lugar, el nombre de cada uno de los temas que te preocupan.

Cada tema podría ser «Viaje», o «Niños», o «Recados»,… y debajo de eso pondríamos poner lo que se te vaya ocurriendo, como por ejemplo, poner en «Viaje» cosas para meter en la maleta, reservar coche de alquiler, revisar el tiempo que va a hacer, y en «Niños» pasar por casa a por la bolsa de la extraescolar de la pequeña, y repasar la tarea para el examen del mayor.

Este paso es muy útil, y te descargará de pensar durante todo el día, en la tarea que quieres realizar.

Si la tarea comprende varios días, como preparar la comida de Navidad, en el listado podremos incluir una fecha tope para realizar la acción, o incluso podemos incluir un calendario, donde establezcamos la fecha concreta donde queremos comprar los ingredientes de la comida, o los días que vas a utilizar para buscar los regalos de los niños, etc.

Puede que en algún momento tengas que ajustar algo, pero es un buen punto de partida.

Este también puede ser un buen momento, para priorizar en todas las cosas que tenías que hacer, quizás puedas delegar o desechar algunas de esas cosas, por que no son necesarias, o por que no te dan tiempo.

  • BUSCAR ESTABILIDAD.

No dejes de hacer eso que te mantiene unido a tu día a día, esa rutina que te da tranquilidad.

En temporadas de estrés, rompemos con todos aquellos buenos hábitos que nos aportan estabilidad, (dormir o comer bien, ir al gimnasio,… son algunas de las cosas que siempre sacrificamos).

Sé consciente y no elimines de tu lista, todo aquello que te hace sentir bien, ya que recuerda, que estamos intentando manejar el estrés, sin perjudicar nuestra salud o nuestras relaciones personales.

  • CELEBRA TUS AVANCES.

Al final del día, podemos disfrutar y celebrar todo lo que has conseguido en esa jornada, por que está bien que seas exigente, pero si no disfrutas de lo que has conseguido, se te olvidará el motivo por el que estás luchando.

Debemos proyectar nuestra felicidad en el día a día, en los pequeños logros, y así disminuiremos el estrés.

  • ACEPTARSE A UNO MISMO.

Queremos controlarlo todo, pero del mismo modo también, debemos ser conscientes de que no es tan fácil como seguir unos pasos, para tener un resultado concreto.

Y que cuando nos encontramos en momentos de estrés, tendemos exigirnos mucho más, nos machacamos pensando en el tiempo que no estás dedicando a tus hijos, o que no sabemos organizarnos, que somos muy lentos,…

Trátate como tratarías a un amigo con un problema, y haz autocuidado.

Escúchate, y date prioridad, permite que te echen una mano, o un momento de descanso, y fomenta el pensamiento positivo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: