Chica sentada en precipicio
AUTOCUIDADO

¿SABES CÓMO TE PUEDEN AYUDAR LA TÉCNICAS DE MINDFULNESS?

Somos muchos los que nos gustaría vivir el presente, cambiando la forma en que nos enfrentamos a nuestra vida, integrando las emociones en nuestra día a día y buscando ayuda para encontrar el equilibrio.

En los últimos años, la ciencia ha demostrado la relación que hay entre nuestro estado físico y nuestras emociones, investigando los efectos de la meditación en el ser humano.

Existen una serie de estudios científicos que han demostrado que esta práctica puede reportar numerosos beneficios para la salud mental, algo que repercute en nuestra calidad de vida.

BENEFICIOS DEMOSTRADOS DE LA PRÁCTICA DE MINDFULNESS.

  • Reducción del estrés

La investigación publicada en la revista Health psychology en 2013 relacionaba el mindfulness con la reducción en los niveles de cortisol, (considerada por la comunidad científica como la hormona del estrés, ya que nuestro cuerpo la produce ante situaciones de tensión, para ayudarnos a enfrentarnos a ellas).

Otros estudios indican que la práctica de mindfulness incrementa las valoraciones positivas en los individuos (e.g., Carmody y Baer, 2008), lo cual a su vez parece ayudar a mejorar los niveles de estrés (Garland et al., 2011).

  • Mejora el rendimiento académico

Un estudio llevado a cabo por la Association for Psychological Science de la Universidad de California, demostró que los jóvenes que habían recibido clases de mindfulness, habían logrado una mayor capacidad de memoria, y una mejora de las habilidades para recordar secuencias de datos, nombres, números…

  • Previene enfermedades mentales

Una investigación llevada a cabo por la Universidad de Oregón, en Estados Unidos, mostró que la práctica de meditación, aumentaban la protección del cerebro ante posibles amenazas y enfermedades mentales.

  • Favorece el control del dolor y las emociones

Según el estudio Mindfulness starts with the body: somatosensory attention and top-down modulation of cortical alpha rhythms in mindfulness meditation, publicado en la revista Frontiers in Human Neuroscience, la práctica de mindfulness puede ayudar al cerebro a tener un mejor control sobre el procesamiento de las emociones y del dolor.

  • Ayuda a dormir mejor

Practicar mindfulness aumentar la relajación y ayuda a conciliar mejor el sueño.

Los participantes del estudio llevado a cabo por la Universidad de Utah, en Estados Unidos, explicaron que, después de practicar algunos ejercicios de meditación, notaron una menor activación física y psicológica antes de irse a dormir.

PRÁCTICAS FORMALES E INFORMALES.

Prácticas informales. ¿Cómo podemos empezar a practicarlo?

La práctica informal, puede realizarse todo el tiempo y en cualquier lugar, por ejemplo:

Tomar el café por las mañanas, tranquilamente sentado, disfrutando del sabor, la temperatura, escuchando los sonidos que hay alrededor… y centrándonos en lo que estamos haciendo, (sin pensar en las cosas que tenemos que hacer durante el día).

Esta introspección nos proporcionará el equilibrio y la disciplina necesarios para centrar la atención en el presente.

Prácticas formales

Para comenzar a practicar el mindfulness de manera formal, deberás establecer un momento en concreto.

El primer objetivo será calmar la mente, algo que se consigue entrenándola para permanecer concentrada en un solo punto, de forma constante y de un modo ininterrumpido.

El punto de referencia se suele denominar objeto de meditación, y el más empleado suele ser la respiración.

El segundo es la autobservación, deteniéndose, respirando y observando lo que ocurre en nuestro cuerpo en ese mismo momento.

Ver lo que está pasando por nuestra cabeza y qué sentimientos tenemos, (quizá sintamos hambre, estemos cansados, tensos,…). Necesitamos centrarnos en esto durante un momento.

Otra forma de observar, es salir de nuestra propia mente y observar los pensamientos como un espectador.

Esto nos ayuda a recordar, que hay veces que las cosas no son como pensamos, y que si no fuera por nuestro estado de ánimo, nos comportaríamos de otra manera.

⠀⠀

Volver al aquí y ahora, revisar el presente, haciendo respiraciones conscientes, contando cada una al exhalar.

Aceptar nuestros nuevos pensamientos, emociones, ideas y sensaciones, (tanto si son buenos, como si son malos, debemos estar agradecidos). En definitiva, atender y observar las emociones nuevas que lleguen a nuestro cuerpo.

Hay numerosas técnicas para realizar el mindfulness, pero si te ha parecido interesante, te propongo que utilices un hueco libre, para comenzar a profundizar en esta actividad.

Recuerda que es una práctica preventiva, cuyo objetivo es fijar la atención en el momento presente para sentir las cosas tal y como están sucediendo, sin pretender ejercer ningún control sobre ellas.

⠀⠀

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: